viernes, 9 de octubre de 2009

MAYORÍA ABSOLUTA PARA TRAMITAR LA LEY DE LENGUAS DE ARAGÓN




Sentimiento contrapuesto ayer en la tribuna de público de las Cortes de Aragón cuando el Presidente anunció el debate del primer punto del orden del día: PROPOSICIÓN DE LEY DE USO, PROTECCIÓN Y PROMOCIÓN DE LAS LENGUAS Y MODALIDADES LINGÜÍSTICAS
PROPIAS DE ARAGÓN y el Portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, Jesús Miguel Franco, tomó la palabra. Era un día grande para todos los aragoneses que llevamos tanto tiempo luchando por el reconocimiento de las lenguas propias y minoritarias en Aragón y, al mismo, tiempo sentí una envidia grande por no poder estar en la Tribuna que ocupaba Jesús Miguel.


Me hubiera gustado defender el proyecto con la simple narración de lo que había ocurrido el domingo pasado en el acto de proclamación de las Fragatinas Mayores e Infantiles de las Fiestas de Fraga.

El Alcalde, José Luís Moret, del Partido Popular, que ayer votó en contra de la Ley de Lenguas, renunciando a liderar desde Fraga esa zona tan importante de las comarcas catalanoparlantes de Aragón, leyó todo su discurso oficial en castellano. Ni una sola palabra en fragatino o catalán. Sin embargo cuanto manifiesta su posición contraria a la ley de lenguas, argumenta que lo hace para defender el fragatino. Defender el fragatino ¿cómo?... en la intimidad, porque su discurso no tuvo una sola palabra en la lengua que habla mayoritariamente el auditorio al que se dirigía. En realidad los detractores de la ley de lenguas no lo hacen para favorecer las modalidades lingüísticas como argumentan una y otra vez, lo hacen para defender el castellano como única lengua de nuestra comunidad y abandonar las lenguas minoritarias al ámbito de lo folklórico.

Luego intervinieron las Fragatinas Mayores, jóvenes que ya tienen conciencia de lo políticamente correcto y leyeron un discurso mixto en fragatino (catalán) y en castellano. Fueron muy aplaudidas por todos los asistentes.

Intervinieron también las Fragatinas Infantiles, leyeron un texto íntegro en fragatino (catalán) con abundante léxico y expresiones locales y con muchísima gracia y salero. Recibieron la ovación de la tarde. El Castillo de Fraga estaba a rebosar de gente y toda la sala se sentía reconocida en la lengua en la que se habían expresado.

A muchos se les escapó un detalle que tiene mucho que ver con la Proposiición de Ley que ayer debatieron las Cortes de Aragón. Las Fragatinas Infantiles leyeron un texto que previamente se habían preparado, escrito en catalán, con modismos perfectamente adaptados a las peculiaridades del habla local.

Pero lo que hicieron a la perfección estas niñas de nueve años, seguramente sus padres no hubieran podido hacerlo. ¿Por qué?. Por una sencilla razón, hasta que no se ha comenzado a enseñar la lengua catalana en la escuela, la mayoría de los fragatinos no sabían leer ni escribir la lengua que hablan habitualmente y cuando se veían en la necesidad de comunicarse por escrito debían -deben todavía- renunciar a su lengua habitual y hacerlo en castellano.

De eso trata la Ley, de reconocer los derechos de los hablantes, de hacerlo en libertad, con absoluta voluntariedad, y facilitar que quien quiera aprender a leer y escribir su lengua pueda hacerlo y que quien quiera usarla en un acto público o en sus relaciones con los demás, de forma oral o escrita, incluso con la administración, pueda hacerlo en los terriotorios en los que esta lengua, propia de Aragón, se habla tradicionalmente.

Por eso el resultado de la votación por la que fue admitida a trámite la Proposición de Ley del Partido Socialista fué un verdadero éxito, los Diputados de las Cortes de Aragón votaron por mayoría absoluta a favor de su tramitación y, únicamente, un grupo de 23 diputados votó en contra.